Sol en Cáncer, luna en Géminis y ascendente en Tauro

Hace muchos años en esta misma fecha el sol se encontraba en Cáncer, la luna en Géminis y en el horizonte iba apareciendo Tauro, hace muchos años, fue ese el momento exacto que escogí para nacer. Muchos años después también en esta misma fecha pero en una configuración celeste muy diferente, con el sol y la luna en Cáncer y Escorpión en el horizonte, decidió nacer la persona que más amo en todo el mundo.

Doscientos seis años atrás, de nuevo con el sol en Cáncer todo se movió para que el país en el que vivo diera su grito de independencia, y luego exactamente 159 años después, es decir hace 47 años, fue la primera vez que alguien llegó a la luna, el planeta que rige a Cáncer.

Al comienzo todo esto me parecían simples coincidencias pero con el tiempo he aprendido a ver la magia de esta fecha y he aprendido mucho de mi a través de la configuración del cielo en el momento que nací. Ya había hablado un poco de esto en otro artículo pero cada vez que voy aprendiendo un poquito más sobre astrología me doy cuenta que lo mágico empieza desde ese momento en que nuestro espíritu decide venir a esta tierra para manifestarse, y que ese momento específico en que nacemos nos da la clave para entender mejor nuestra personalidad y las lecciones que vinimos a aprender.

Siempre he creído que la fecha del cumpleaños es muy importante, que es un cierre de ciclo para pasar al siguiente, también creo que celebrarlo es el mejor ejercicio de agradecimiento por poder estar aquí en esta Tierra porque sólo así podemos vivir todo tipo de experiencias que al final siempre enriquecerán nuestro espíritu.

Te puede interesar:  Después de todo, aún hay luz

¿Sabes cómo estaba el cielo el día que naciste? ¿Cómo celebras tu cumpleaños? ¡Házmelo saber en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *