Cuidando plantas con cristales

Una de las relaciones más hermosas que he encontrado es la que tienen las plantas y los cristales, los dos vienen de la tierra y tienen la misma clase de energía sutil que se activa y potencializa cuando trabajan juntos.

La verdad, a pesar de que amo el mundo natural y amo las plantas, a veces me es difícil cuidarlas adecuadamente y es por eso que he acudido a los cristales porque con el tiempo me he dado cuenta que me ayudan muy bien en esa tarea ya que ellos brindan esa energía extra, esa simbiosis y ese cariño que tanto necesitan las plantas para crecer y porque los cristales también sacan algo extra de esta relación y se benefician y limpian cuando están en contacto con la tierra.

¿Cómo lo hago?

Lo que suelo hacer es relativamente simple y es escoger uno o varios cristales que limpio y programo y luego los introduzco dentro de la tierra o superficialmente cerca a la planta que quiero cuidar. Las piedras que más se prestan para ello son el cuarzo cristal del cual se pueden conseguir pequeños cristales que se entierran parcialmente en la tierra y que incluso sirven como decoración o también está el ágata musgo que es por excelencia la piedra de los jardineros y conecta muy bien con el mundo natural, esta en especial si me gusta enterrarla dentro de la tierra cerca a las raíces de la planta.

Esta es una suculenta que tengo hace algún tiempo y que se ha favorecido de tener alrededor cuarzos  cristal.
Esta es una planta que tengo hace algún tiempo y que se ha favorecido al tener alrededor varios cuarzos cristal y que estaba decaída pero se ha ido recuperando.

Algunas veces hago una pequeña “presentación” (sí, yo sé que puede sonar raro, pero en serio inténtenlo y verán que las plantas y los cristales invitan a ello) haciendo una pequeña oración en la cual pido a los cristales que cuiden a esa planta y así mismo le digo a la planta que va a estar muy bien cuidada. Después de eso le doy los cuidados habituales a la planta dependiendo lo que necesite e intento limpiar los cristales como el cuarzo cada cierto tiempo, aunque ese tiempo es bastante largo.

Te puede interesar:  La energía poderosa del cuarzo

Otra idea es usar agua o esencia de cristales preparados con la intención de cuidar o mejorar la planta y rociarla con un spray a la hora de regarla, esto ayudará muchísimo a dispersar la energía del cristal sobre la planta.

No voy a decir que con sólo poner unos cuantos cristales ya no hay que cuidar las plantas, no, para nada, ellas necesitan amor, cariño y cuidados, pero los cristales actúan como guardianes de la energía y además dan un empujoncito extra cuando por alguna circunstancia la planta ha tenido dificultades.


¿Has usado alguna vez cristales en tus plantas? ¿Conocías esta forma de cuidar la energía de tus plantas? ¡Cuéntame en los comentarios!

Segunda imagen © Cuatro Lunas 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *