Como mujer, quiero…

Hoy es el día internacional de la mujer, un día que siempre me ha puesto a reflexionar sobre lo que significa ser mujer en este mundo, pero hoy también quiero simplemente reflexionar acerca de todas esas cosas que vivo y que me gustaría experimentar en un mundo ideal donde como mujeres, simplemente seamos libres de simplemente ser.

Como mujer, quiero que se respete la forma como educo a mi hijo, que entiendan también que las decisiones que he tomado para pasar más tiempo con él son válidas y no me hacen menos mujer o menos trabajadora.

Como mujer, quiero poder llorar sin que los demás se sientan atacados, quiero poder sentir, ser libre de expresar mi mundo emocional sin que sea juzgado como debilidad o desequilibrio.

Como mujer, quiero también expresar mi sensualidad sin ser tachada de fácil. Si bailo danza árabe no es para darle gusto a alguien más, no es para volverme un objeto exótico o para ser criticada, lo hago porque la danza me da libertad.

Como mujer, quiero que mis creencias sean respetadas, sí, amo el Tarot, los cristales, la astrología y eso no me hace supersticiosa ni menos inteligente, hace parte de mi ser al lado de mi pate racional, organizada y analítica, porque definitivamente ellas pueden coexistir en mi.

Como mujer, quiero poder salir a la calle sin tener miedo a que me toquen, me digan cosas que definitivamente no quiero oír o a ser agredida, yo también hago parte de esta sociedad y merezco ser respetada.

Te puede interesar:  Mirando el cielo en busca de respuestas

Como mujer, quiero simplemente tener el cuerpo que tengo, que no me mencionen a cada rato cuanto he bajado o subido de peso o me tilden de algo que no soy sólo por lo que se ve en mi exterior.

Como mujer, quiero una sociedad que valore mi trabajo, mis aportes y mi contribución a la construcción de los proyectos propios y de otros, quiero que no se tome ventaja sobre mi sólo porque mi carácter es conciliador, colaborador y receptivo.

Como mujer, quiero un mundo en que todas seamos libres de simplemente ser, de expresar nuestra fuerza, nuestra debilidad, nuestro rico mundo interior que es complejo y sagrado. Quiero un mundo que nos respete, que nos entienda, que valore ese gran femenino que representamos y que es el que teje al mundo desde el interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *