3 formas en que el Tarot puede ayudarte

Cuando conocí el Tarot por primera vez nunca me imaginé todo lo que haría por mi y todo lo que podría ayudarme a lo largo de estos años. Porque en apariencia sólo son un montón de cartas con diferentes símbolos y arquetipos pero la verdad es que el Tarot va mucho más allá, él nos puede ayudar a entender mejor las cosas, nos puede dar el mensaje preciso en el momento preciso y sobre todo es una forma de conocernos mejor.

Hay muchísimas formas en que el Tarot nos puede ayudar pero he decidido escribir sobre tres de ellas que he usado y me han servido mucho, son básicamente ejercicios, algunos más complejos que otros y me encantaría que los pudieras probar para ver si de alguna forma resuenan contigo y te ayudan así como me ayudaron a mi.

Trabajar con los sueños y el Tarot

Recuerdo una vez que tenía muchas dudas con respecto a una situación, ya había escrito una lista de pros y contras, ya había pensado todas las posibilidades pero parecía que algo faltaba, así que decidí preguntarle al Tarot pero no de la manera convencional, lo que hice fue escoger una carta que para mi representara una persona sabía, intuitiva y que me pudiera ayudar, fue así como escogía a La Suma Sacerdotisa, luego lo que hice fue tomar la carta, pedirle que por favor me diera un consejo claro para esa situación especifica, la puse debajo de mi almohada y me fui a dormir teniendo siempre en mente que iba a recibir el mensaje que necesitaba de parte de ella.

Te puede interesar:  Los arcanos menores del Tarot: oros o pentáculos

Y así es como la magia de las cosas funciona, esa noche tuve un sueño que al comienzo no me pareció la gran revelación pero cuando empecé a escribirlo en mi diario de sueños entendí perfectamente cuál había sido el mensaje que además me ayudó muchísimo con esa situación. Por supuesto le agradecí a la carta y la volví a poner en su lugar.

Este ejercicio lo he hecho un par de veces más y el resultado siempre ha sido muy revelador, es como si esa energía mágica y mística que tiene el Tarot se fundiera con la magia de los sueños para que uno pueda ver las cosas de otra forma y pueda así encontrar las respuestas adecuadas.

Una línea de tiempo con el Tarot

Este ejercicio lo tomé de un curso que hice de Tarot y me pareció una muy buena idea que aunque simple, ayuda mucho. La idea es hacer una linea de tiempo de tu vida año por año y asociar cada año o periodo de tiempo a una carta del Tarot, en este caso tuve en cuenta todas las cartas, no sólo los 22 arcanos mayores y el resultado me gustó mucho porque me di cuenta de muchos patrones de comportamiento que iba repitiendo cíclicamente, vi todas esas creencias que necesitaba dejar y al ponerlo así como tan gráfico vi que la vida es un recorrido que tiene de todo y que hay que ver el panorama general para entender mejor porqué uno está en el punto en que está en la vida.

Claro, para este ejercicio también conté con la ayuda de alguien que me ha ayudado mucho durante estos últimos meses y fue ella quien me hizo caer en cuenta de muchas cosas, pero el ejercicio en sí también ayuda mucho, es decir, mientras lo estaba haciendo yo sola entendí cuáles eran mis miedos más grandes, mis creencias más profundas y con la consciencia de todo ello empecé a entender muchas más cosas de las que veía a simple vista.

Te puede interesar:  Cómo usar aromas y cristales parte I

Soltar situaciones a través del Tarot

Este ejercicio sólo lo he hecho una vez y con eso fue suficiente, además porque es bastante largo pero me ayudó más de lo que yo pudiera haber imaginado. En ese momento de mi vida sentía que muchas cosas me estaban bloqueando, situaciones que no había resuelto, personas que no podía soltar, creencias que no me hacían bien, entonces lo que hice fue conseguir 22 hojas carta de colores, 22 sobres donde cupieran esas hojas y al final imprimí los 22 arcanos mayores. Creo que para ese ejercicio usé un Tarot que no tengo pero que sí tenía las imágenes, el Lunar Tarot y cada carta la imprimí de tal forma que la pudiera pegar en el exterior del sobre.

Luego vino el verdadero trabajo, tomé esas situaciones y empecé a ver cómo me sentía y con cada una de esas sensaciones y las fui asociando a cada uno de los 22 arcanos, por ejemplo había muchas cosas que sentía que me sacaban de mi centro, que sacaban lo peor de mi y las asocié con El Diablo, había otras situaciones donde sentía que necesitaba transformar mi forma de pensar o mis creencias y las asociaba a cartas como El Mago o La Suma Sacerdotisa y al final lo que hacía era escribir una carta o hacer un dibujo y luego lo metía en uno de los sobres y le pagaba la carta correspondiente en el exterior.

Pero ahí no quedó todo y esta es la parte opcional pero que de verdad me ayudó muchísimo aunque soy consciente de que no todos querrían hacerlo. Cuando terminé todas las cartas y todos los sobres estaban cerrados me fui por la ciudad a dejarlos en diferentes lugares, yo sé, suena raro, pero para mi era soltar definitivamente esas situaciones, a veces los dejaba en una banca de un parque, otras cerca de un árbol o incluso una la dejé en un restaurante, claro también pensaba que era posible que alguien se la encontrara y la leyera, pero pensé que si así era eso iba a ayudar a la persona correcta a soltar también una situación. La verdad no lo hice en un día sino en muchos ya que ¡eran 22 cartas! pero cuando terminé me sentí más liviana y de verdad me sirvió para dejar atrás todo eso que no había podido soltar.

Te puede interesar:  Meditando con las cartas del Tarot

Como ves hay muchas opciones para trabajar con el Tarot diferentes a hacer lecturas en sí, como dije anteriormente esta es una herramienta que puede usarse muchas formas y que nos puede ayudar con diferentes situaciones de la vida.


¿Tienes alguna otra idea de cómo trabajar con el Tarot? ¿Has hecho algún ejercicio similar? ¡Cuéntame en los comentarios!

Imagen © Fotolia


En la Tienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *