Las celebraciones lunares

Desde la antigüedad siempre hubo un especial respeto por los ciclos del sol y la luna, ellos definían la vida dentro de las sociedades y eran una forma de conectar con la naturaleza para convivir en armonía con ella.

Anteriormente ya había hablado de las celebraciones que se hacían teniendo en cuenta los ciclos del sol, ahora en este artículo quiero hablar de las celebraciones lunares. Generalmente se llama celebración lunar a la que se hace en Luna Llena ya que es cuando la energía está en su mejor momento trayendo toda las posibilidades mágicas con ella.

Cada 28 días la luna completa su ciclo por lo tanto hay 13 lunas en el año, cada una de ellas con una característica especial. Cabe anotar que este artículo está basado en la forma cómo se veían los ciclos solares y lunares en lugares donde había estaciones y por eso cada concepto también está relacionado con la época del año pero la verdad es que cada cultura vio la luna y sus ciclos de una manera muy particular.

Las trece lunas del año

A continuación están los nombres tanto antiguos como celtas de las trece lunas del año según el mes y el periodo en el que se dan.

Enero: Luna del Lobo – Luna de Aliso (Fearn)

Esta luna tienen una energía masculina y su tema principal es conservar la energía, ir hacia el interior y trabajar en los problemas que solo nos atañen a nosotros, a nadie más. Es una luna propicia para trabajar la espiritualidad, los procesos de aprendizaje y la destreza mental.

Febrero: Luna de Hielo – Luna del Sauce (Saille)

La energía de esta luna es femenina y se suele conocer también como la luna de las brujas. En ella se trabaja todo lo relacionado con el amor propio, con aceptarnos y entender que el amor Universal también nos cobija, por eso también es una luna propicia para trabajar el amor ya sea personal o romántico, la fertilidad y la protección.

Te puede interesar:  La magia está en todos lados

Marzo: Luna Casta – Luna de Ceniza (Nuin)

La energía de esta luna es neutral, ni femenina ni masculina y se suele asociar al agua. Es una luna para trabajar todo lo relacionado con nuevos comienzos, con romper las ilusiones y así empezar un proceso de crecimiento que nos llevará a explorar nuevas aguas, por eso su energía sirve cuando se quieren hacer procesos de prosperidad y de abundancia.

Abril: Luna de la Semilla – Luna de Espino (Huathe)

Esta luna tiene una energía masculina que también tiene el nombre de luna de verano. Sirve cuando se quiere trabajar en el crecimiento personal, la autoestima y la realización de nuevos proyectos por eso su energía también sirve para iniciar cualquier cosa que deseemos en cualquier ámbito, ya sea el personal, el profesional o el familiar.

Mayo: Luna de Liebre – Luna de Roble (Duiir)

La energía de esta luna es masculina y se asocia con la fuerza que viene desde nuestro interior. Es un buen momento para trabajar todo lo relacionado con el fortalecimiento de nuestro ser pero también para conectar con el mundo supernatural, con eso que no vemos a simple vista pero que nuestra intuición sabe que está ahí, es una luna muy auspiciosa.

Junio: Luna de Hidromiel – Luna de Acebo (Tinne)

La principal energía de esta luna es femenina y su tema principal es trabajar en las decisiones, hacernos responsables por lo que nos sucede y también darnos crédito por el camino que ya hemos recorrido. En esta época también se puede hacer más consciente cuál ha sido ese rasgo de personalidad que necesitamos fortalecer para trabajar en ello.

Te puede interesar:  El lenguaje secreto de los sueños

Julio: Luna de Heno – Luna de Avellana (Coll)

Esta es una luna de energía femenina que potencia el trabajo con los sueños, la adivinación, la meditación y todo lo que tenga que ver con los planos espiritual y astral. Se suele llamar también la luna sabia ya que es perfecta para todos los procesos de manifestación desde el espíritu, la protección y por último también se asocia a la fertilidad.

Agosto: Luna de Maíz – Luna de Vid (Muin)

Esta luna tiene una energía neutral que habla de cosechar, de apreciar lo que se tiene y reunirse en torno a esto ya que esta también es la luna de la celebración. Es el momento para reunirse con los seres queridos, especialmente los amigos para compartir y agradecer todo lo que ha ido sucediendo a través de este ciclo, también es una luna para reforzar lazos.

Septiembre: Luna de Cosecha – Luna de Hiedra (Gort)

La luna de cosecha tiene una energía masculina que habla principalmente de la cooperación, por eso es un buen momento para organizar y arreglar cualquier desorden que haya en todos los niveles de nuestra vida, sea físico, mental, emocional, espiritual o dentro de la comunidad. Con la energía de esta luna se trabaja la protección, la cooperación y la sanación.

Octubre: Luna de Sangre – Luna Roja (Ngetal)

La energía de esta luna es femenina y su tema principal es la limpieza interior para crear balance, para entrar a un nuevo ciclo con todos los asuntos resueltos, es también un buen momento para soltar y dejar ir todo aquello que ya no nos aporta nada, mientras que en el aspecto mágico es una luna para trabajar sobre lo que nos preocupa, sobre todo con la familia.

Te puede interesar:  Los ciclos naturales y la magia

Noviembre: Luna de Nieve – Luna de Abedul (Beth)

Esta luna tiene energía masculina y también se conoce como la luna sabia, en ella la energía es propicia para trabajar temas que tengan que ver con la transformación, con prepararse para ese momento en que no hay tanta luz y estamos ante el final y el inicio de un nuevo ciclo. A nivel mágico se trabaja todo lo relacionado con desterrar lo que no nos sirve.

Diciembre: Luna Fría – Luna del Serbal (Ruis)

Esta luna de energía femenina nos habla de todo lo que tiene que ver con nuestro camino espiritual, es morir para volver a nacer y continuar con un nuevo ciclo que es parte de lo que nuestro espíritu vino a aprender en esta experiencia terrenal. Es una luna propicia para la adivinación, para empoderarse personalmente y conectar con la divinidad.

Luna Azul

Como dije anteriormente, en el año hay 13 lunas por lo que la luna azul corresponde a la segunda luna llena que haya en un mes y no tiene una fecha determinada. Esta luna tiene una energía muy especial y nos habla de lograr nuestros objetivos, de hacer ajustes para que podamos cumplir nuestras metas y así seguir avanzando en nuestro camino.


¿Conocías los ciclos lunares? ¿Has trabajado con ellos? ¡Cuéntame en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *