Acudiendo a la sabiduría de tu guía interior

Todos tenemos una fuerza interna de la cual a veces no estamos conscientes, es una energía muy sutil, algo intangible que siempre está ahí y a la cual acudimos instintivamente en algunos momentos de nuestra vida. Es una fuerza muy sabia que nunca nos abandona, pero la mayoría de veces no la sentimos porque no nos conectamos a ella o porque la ignoramos.

Es por eso que es tan importante hacer el viaje hacia adentro, conocerse y lograr que esa voz que realmente es muy sabia e importante esté más presente en el día a día.

Una de las formas que he encontrado para hacerlo es a través de una visualización relativamente sencilla, por supuesto lo primero es acallar un poco la mente, por ejemplo con la respiración, también puedes limpiar el ambiente por ejemplo con un elixir de cristales y luego si hacer el siguiente ejercicio:

Toma aire y cuenta hasta 4, luego sosténlo contando hasta 3, suéltalo contando hasta 4 y luego antes de volver a tomar haz una pausa donde cuentas hasta 3. Repite esto hasta que sientas que entras en un estado de relajación.

Luego visualiza un lugar a media luz, no puedes ver muy bien que hay pero al fondo ves una puerta, dirígete a ella, mira todos sus detalles y cuando sientas que debes hacerlo, ábrela. Lo que encuentras detrás de la puerta es un lugar muy luminoso, lleno de naturaleza, tómate tu tiempo para recorrerlo, para ver qué hay y empieza a caminar hacía el centro de ese lugar.

Te puede interesar:  3 formas en que el Tarot puede ayudarte

Una vez llegues ahí vas a ver una figura, un ser que puede tener la forma que quieras pero lo importante es que va a ser alguien que tu sabes que quiere que estés bien, no tengas miedo. Saluda a ese ser y piensa en algo que te esté dando vueltas en la cabeza, alguna preocupación, algo en lo que no sabes qué hacer y pregúntale a esa figura o ser ¿qué me aconsejas?.

Ahora aquí viene la parte más importante, simplemente permite que ese ser te responda, no lo pienses tanto, tan sólo escucha lo primero que dice, sin cuestionarlo mucho y guarda esas palabras muy dentro de ti. Luego agradece a esa figura por su mensaje, si quieres dale un abrazo o simplemente da las gracias y empieza el recorrido de vuelta, mira si el paisaje ha cambiado o no y dirígete de nuevo a la puerta.

Cuando llegues ahí vuelve a agradecer y sal de nuevo al lugar en el que estabas inicialmente, una vez allí empieza a sentir de nuevo cada parte de tu cuerpo, siente de nuevo tu respiración y abre los ojos.


Puede ser que al inicio te cueste un poco este ejercicio, yo debo admitir que al comienzo no escuchaba realmente ningún mensaje o no podía conectar con el lugar en el que estaba pero con el tiempo se volvió una herramienta muy importante para conectar con esa parte de mi que realmente sabe lo que hace y que tiene las cosas claras.

En serio espero que puedas hacer esa visualización y no olvides practicarla constantemente, al final verás los beneficios y verás que cada vez esa voz va a estar más presente en tu vida.

Te puede interesar:  Poción mágica para la vitalidad

¿Habías hecho una visualización así antes? ¿Conoces otra forma de conectar con tu voz interior? ¡Cuéntame en los comentarios!


En la Tienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *