Yo no quería entender que estaba en una “Friendzone” perpetua

Hoy quiero presentarles un artículo escrito por alguien muy especial para mi y a quien le he abierto este espacio para que nos relate algo que creo que a muchas nos ha pasado, pero también comparto este escrito para que nos demos cuenta que todas estas experiencias nos hacen más fuertes y nos ayudan a crecer como personas.


Hace muchos años cuando yo era inocente e ingenua había conocido a un chico en mi trabajo muy simpático. El era alto rubio, inteligente y muy bien parecido, sin embargo no llamaba del todo mi atención y yo estaba enfocada en lo que debía hacer en mi trabajo.

Poco a poco tuvimos que trabajar más de cerca en diferentes proyectos arquitectónicos para la empresa y yo debía intercambiar y hablar frecuentemente con el. En muchas ocasiones nos teníamos que quedar solos hasta tarde en la oficina lo cual provocó que entre los dos naciera una fuerte química y atracción. Nos fuimos haciendo muy amigos y nos veíamos los fines de semana puesto que el vivía muy cerca de mi casa.

Él y yo salíamos, compartíamos tiempo juntos e intercambiábamos ideas
. Un día no pudimos contenernos en la oficina, nuestros cuerpos se juntaron y nos dimos el primer beso. Del primer beso pasó a las primeras caricias y a la primera relación sexual con él. Yo comencé a enamorarme perdidamente, haciéndome ilusiones de una relación. Comencé a imaginarme un futuro con el y hasta busqué apartamentos para los dos cerca de donde vivíamos. Estaba feliz dentro de una fantasía que solamente yo estaba formando en mi cabeza. Los meses pasaron y el siempre me presentaba como su “amiga”.

Te puede interesar:  Cómo armonizar el tercer chakra - Manipura

Esto me dolía mucho y yo no podía comprender por qué solo yo era su “amiga” si intercambiábamos tantas cosas juntos, especialmente contacto físico. Por fin un día le hablé de frente y le pregunté que éramos los dos, a lo que el directamente me dijo: – “solo amigos, amigos con derechos”. En ese momento se me fue la voz y sentí como si me hubieran dado un fuerte puño en el estómago. Le pregunté: “¿Por qué me haces esto?” y el me respondió: “bueno porque tu nunca me dices que no cuando yo te digo que tengamos sexo, pero para mí es solo sexo, no amor, tú no eres mi tipo, eres una gran amiga”. En ese momento sentí como si me hubieran dado una puñalada en el corazón y en el ego. Me sentí como una estúpida siendo “tan buena amiga” esperando algo que solamente estaba en mi mente. También recordé que el no tuvo detalles bonitos así como cuando un hombre está interesado de verdad en una mujer.

Al poco tiempo él llegó con otra chica de la cual realmente estaba enamorado y se le notaba en cada gesto y en cada palabra. Me sentí como un trapo usado y con el corazón roto, me di cuenta que el me tuvo allí mientras encontraba la chica correcta sin pensar que podría ocurrir con mis sentimientos, pero allí aprendí que no hay que darlo todo a quien no lo merece y saber identificar a tiempo cuando un chico esta interesado en ti o no.

Al final tuve que retirarme de ese trabajo para poder olvidar la situación y superarla, más unos cuantos sicólogos que me ayudaron a olvidarlo mientras el se divertía con su nueva novia. Estuve muchos meses tratando de superar la situación sintiendo un gran vacío en mi alma como si me hubieran robado toda la energía positiva que llevaba. Mi mente me martillaba todo el tiempo preguntándome a mí misma por qué no me había dado cuenta y cómo después de tantas vivencias el no sintió nada por mí.

Te puede interesar:  Reconoce tu propio camino

Cortar de raíz con esa relación tóxica admitiendo que el no me quería fue una decisión difícil, pero luego de desahogarme con mis amigas y un par de sicólogos, el tiempo hizo lo suyo. Sin ver sus fotos en Facebook con su novia, lo cual me dolía profundamente, ni sus recuerdos, poco a poco después de más de un año mi mente ya lo estaba superando, hasta que después de diferentes vivencias, un trabajo nuevo y nuevos amigos que conocí, mi mente y mi corazón por fin pudieron olvidarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *