Símbolos sagrados del mundo – Parte dos

Continuando con el artículo que hablaba de algunos de los símbolos sagrados del mundo más importantes, aquí está la segunda parte en la cual habrá otros siete símbolos de diferentes culturas que a lo largo del tiempo han trascendido. Si te perdiste el primer artículo puedes verlo aquí.

Cada uno de ellos tiene un significado muy especial y muchos se han extendido por todo el mundo, también hay algunos que han ido variando con el tiempo para convertirse en lo que son hoy en día pero lo importante es que su esencia de símbolo sagrado y de poder sigue ahí para nosotros.


Yin y Yang: Este es un símbolo de la China que es bastante antiguo y representa el balance entre la luz y la oscuridad, el día y la noche y en general todos los opuestos pero también representa que ninguno de los dos es absoluto sino que cada uno tiene un poco del otro en su interior. Es un símbolo muy conocido y que ha trascendido hasta nuestros días como el símbolo por excelencia del balance.


Udjat u Ojo de Horus: Este símbolo egipcio está relacionado con el Dios Horus y cuenta la historia que él lo usó para devolver a la vida a Osiris, su padre. Desde ese entonces ha sido conocido como un símbolo muy poderoso de protección que además ayuda a repeler y devolver cualquier mal que es lanzado contra la persona que lo porta.


Hamsa: Este símbolo se conoce también como la Mano de Fátima y tiene sus orígenes en el pueblo musulman. Siempre se ha considerado como un símbolo que protege a quien lo lleve consigo y en la actualidad su uso se ha difundido a través de todo el mundo como símbolo de buena suerte.

Te puede interesar:  Somos infinitos

Caduceo: El Caduceo es un símbolo muy antiguo que más tarde fue reconocido por el uso que le dieron los griegos. Este es un símbolo de autoridad y en la actualidad se conoce como el símbolo de la medicina por lo que se asocia a la curación y a la vez a la sabiduría por las dos serpientes que lo componen.


Espiral: Este es un símbolo casi que tan antiguo como la humanidad que representa la continuidad de los ciclos, la forma como se mueve la energía y aquello que fluye sin tropiezas. La espiral está presente dentro de muchos otros símbolos como por ejemplo el trisquel y es un símbolo que conecta directamente con el movimiento.


Infinito: Este símbolo tal y como lo conocemos es relativamente nuevo pero como concepto ha estado presente desde hace mucho tiempo y se conecta con todo aquello que no podemos abarcar, lo que no tiene límite ni final. Su energía nos recuerda la necesidad del balance dentro del mundo en el que estamos y de que tenemos más dimensiones de las que percibimos.


Cuerno de Odín: Este símbolo tiene como base el trisquel pero en el se ven tres de los cuernos que usó Odín para beber aguamiel. Representan tanto la inspiración como la sabiduría de su poseedor y en la actualidad se usa como símbolo de compromiso.


Espero que esta información les sirva. Estos símbolos se pueden usar de muchas maneras, como amuletos, en collares, dijes o escribiéndolos en algún lado, lo importante es reconocer su energía principal y usarlos con toda la intención puesta en recibir esa energía.

Te puede interesar:  El lenguaje secreto de los sueños

¿Conoces más símbolos sagrados? ¿Cuál de ellos te gustó más? ¡Déjamelo saber en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *