Siempre estamos en movimiento

Los caminos son sinuosos, se mueven, no hay nada estático en ellos. A veces vas subiendo, puedes ver todo desde un lugar más alto y la paz inunda tu corazón, pero luego puedes empezar a sentir que vas bajando, que todo aquello que antes veías con claridad desaparece ante tus ojos y las certezas ya no te parecen tan reales.

La vida nos va cambiando de lugar, a algunos más que a otros pero es imposible no sentir que todo se mueve de alguna forma, la misma naturaleza va en ciclos, algunas cosas tienen que morir para que otras nuevas crezcan y si bien no siempre es fácil sintonizarse con estos movimientos, es posible navegar las aguas de la incertidumbre cuando tenemos un norte, cuando hay algo que nos impulsa desde lo más profundo de nuestro ser.

Estos días han sido de contrastes, por un lado he agradecido mucho las personas que han llegado a mi vida y las que han estado ahí desde hace mucho tiempo, personas significativas que me nutren y con las cuales he podido compartir muchas cosas hermosas. Pero por otro lado, también he tenido días de mucha incertidumbre, de dudar un poco de muchas cosas que por mucho tiempo creí inamovibles, ha sido un remezón muy profundo pero necesario, y aunque todavía no sé cuáles serán las consecuencias de todo esto, sé que ha sido un proceso complejo.

El punto es que a pesar de que en algunos momentos las cosas se complican e incluso las dudas pueden aparecer, hay muchas cosas que me mantienen a flote y Cuatro Lunas es una de ellas. Cada vez que leo un comentario en alguno de mis artículos o en las redes sociales, cada vez que hago una lectura de Tarot y sé que ayudé a alguien a entender mejor todo lo que había en su interior, cada vez que alguien me dice que uno de mis productos le ayudó en algún aspecto de su vida me doy cuenta que voy por el camino correcto, que aunque esto no es una senda fácil todo lo que pongo día a día en este proyecto vale completamente la pena.

Te puede interesar:  Los mensajes están por todos lados

Además una de las mejores cosas que me han pasado gracias a decidir que este es mi camino, es poder estar en contacto con muchas herramientas que siempre habían estado en mi vida pero que nunca les había dado el valor que tienen. Por ejemplo en estos días el Tarot me ha ayudado, me ha guiado y me ha hecho ver las cosas en perspectiva, ha sido una voz de alivio en medio de la incertidumbre, por otro lado los cristales también han estado ahí acompañándome, ayudándome en cada proceso y mostrándome la luz que he necesitado en cada momento.

Está bien perdernos de vez en cuando, está bien dudar y descansar un momento para retomar el camino, somos humanos y por eso mismo necesitamos entender que los cambios son nuestros aliados, que aunque a veces no entendamos el panorama completo al 100%, cuando algo nos mueve, cuando algo nos alegra el alma podemos tener la seguridad de que estamos moviéndonos en la dirección correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *