¿Qué hacer cuando se rompe un cristal?

cristal roto

Por mucho tiempo nos han hecho creer que las cosas rotas traen mala suerte o no son deseables y hay que deshacerse de ellas inmediatamente porque no sirven para nada. Y eso está tan aferrado dentro de nuestras creencias que cuando se nos rompe un cristal lo primero que hacemos es pensar que tenemos mala suerte o que alguien nos está haciendo algo.

Cuando se rompe una piedra o cristal puede significar varias cosas pero no necesariamente es algo negativo, y sobre todo no es motivo para empezar a preocuparse por cosas innecesarias, por otro lado, también es importante entender que todas las cosas tiene un ciclo y que todos los ciclos llegan a su fin de una forma u otra así que no hay que ponerle más peso del que tiene.

Un cristal se puede romper por causa tan sencillas como que no ha sido bien cuidado, se le ha dado un golpe muy fuerte o ha estado expuesto a alguna sustancia que lo debilite. Por otro parte hay cristales que se rompen porque ya cumplieron sus ciclo al lado de nosotros, es una forma de “despedirse” o dar a entender que ya no los necesitamos y por último sí es posible que un cristal se rompa porque está sobrecargado energéticamente pero este caso no es tan común y no tiene que ser algo negativo en sí mismo, a veces pasa porque no se limpia adecuadamente o porque se usa en exceso.

¿Qué hacer con los trozos de cristal

Lo primero es limpiar los pedazos que están rotos, la mejor forma de hacerlo es con incienso, luego hay que evaluar qué se puede hacer con esos pedazos, por ejemplo se puede mandar a pulir para usarlo en alguna pieza de joyería, también se puede poner dentro de la tierra en las plantas que tengamos y así mantener su energía a la vez que se vuelve algo decorativo, incluso se pueden tomar los pedazos para hacer algún tipo de decoración o incrustarlos en una pared.

Te puede interesar:  Expresando emociones a través de la sodalita

Otra opción es usar los pedazos para hacer un elixir o esencia de cristal preferiblemente para el ambiente y si lo vas a hacer para consumir no lo hagas a través del método directo, es decir, no lo sumerjas directamente en el agua y tomes de esa agua ya que no sabes que otras sustancias puede contener.

Obviamente hay momentos en los que uno simplemente ya no conecta con ese cristal roto pero en vez de botarlo a la basura o deshacerse de él como si nada lo puedes despedir con algún tipo de ritual en el que le agradeces por todo lo que ha hecho por ti, has algo que salga desde tu corazón usando tu intuición o si no se te ocurre nada específico puedes ir a enterrarlo a un lugar especial, sería algo así como devolverlo a su hogar, a la tierra donde pertenece.

Tal como dije arribe, un cristal roto no tiene porqué ser motivo de preocupación y puedes hacer con los trozos algo útil, como todas las cosas relacionadas con la energía lo importante es la intención que le pongamos a las cosas y si se te rompe un cristal y lo ves como la finalización de un ciclo, puedes empezar otro nuevo sin tanto problema.


¿Conoces otras formas de usar los cristales cuando se rompen? ¡Házmelo saber en los comentarios!


En la Tienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *