Pausar todo también es necesario

Estamos en un momento en el cual todo anda a un ritmo muy vertiginoso, siempre hay algo que hacer, algo a lo cual prestar atención y parece que siempre tenemos más y más cosas pendientes. Nos cuesta poner una pausa, decir hasta aquí llego porque sobre todo nos cuesta estar en silencio y por eso tenemos que llenar el tiempo de cosas y más cosas para no pasar un momento de calidad con nosotros.

Por todo esto es importante hacer pausas en nuestra vida, y no estoy hablando de tomarnos 10 minutos al día y ya, no, hablo de que estamos tan metidos en un tren que a veces ni siquiera es nuestro que de verdad necesitamos dejar todo a un lado por un tiempo y luego si retomar las cosas.

Yo sé que no es fácil, muchos tenemos obligaciones más allá de un trabajo o una familia, pero como he pensado muchas veces, nosotros somos como un caucho y estiramos y estiramos pero llega un punto en que si no hacemos una pausa, ese caucho se puede reventar. Entonces de nada sirve andar en una rueda de hamster toda la vida, eso no nos va a hacer más exitosos ni más productivos, simplemente nos va a desgastar más y más y al final ¿para qué habrá servido todo eso? ¿de que vale correr toda la vida si perdemos de vida el paisaje?

Mi propuesta es que de verdad hagas una pausa en tu vida, puede ser viajando o yendo a un retiro por unos días, la idea es hacer algo fuera de la rutina, desconectarte un rato de tu vida cotidiana y darte tiempo exclusivo para hacer lo que más te gusta o para simplemente estar contigo. Con el tiempo podrás ver que recargar la energía de esta forma te ayudará y le traerá bienestar a tu vida.

Te puede interesar:  Dejando ir a alguien con amor

No tienes que ser un viaje de meses o no tienes porque afectar tus finanzas o tu trabajo, puedes “escaparte” un fin de semana a un lugar donde estés en contacto con la naturaleza o puedas estar haciendo cosas que normalmente no haces en tu día a día. Incluso si puedes, aunque esta propuesta es un poco más difícil, puedes decidir quedarte en tu casa sin salir pero desconectando todas las redes sociales y toda tu vida online, puedes planear un día de consentirte, de hacer todo a otro ritmo, el hecho es que hagas algo que no haces normalmente y pauses o reduzcas un poco tus actividades rutinarias.

Al final sólo es cuestión de pensar que lo haces por y para ti, para que estés mejor y para que puedas seguir disfrutando de tu vida después de haber recargado las pilas.


¿Has pausado por un momento tus actividades cotidianas? ¿Tienes más ideas para tomarte un verdadero descanso? ¡Cuéntame en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *