Mi camino ha sido el de la magia

En mi vida ha habido dos hilos conductores, dos cosas que siempre han estado presentes en todas y cada una de las etapas que he vivido: la danza y la magia. Esos dos mundos siempre se han ido colando por las rendijas de mi día a día, siempre salen a mi encuentro de diversas formas y son lo que llena mis días de felicidad, amor y agradecimiento.

Pero a veces tiene que pasar mucho tiempo para que uno realmente junte todas las piezas del rompecabezas y se de cuenta de que hay temas siempre presentes, pequeños momentos que sumados dan como resultado el camino más importante. Como dije arriba hay dos caminos que siempre han estado presentes, pero hoy hablaré del camino de la magia.

Desde muy pequeña siempre viví en un mundo interior donde todo era posible, recuerdo muchísimo que aprendía a leer con los cuentos de los hermanos Grimm y cada historia llena de toda esa magia era para mi un deleite que sentía real. Al mismo tiempo también me gustaba leer revistas y en una ocasión cuando tenía unos siete años vi un artículo sobre un niño vidente, algo que me impactó de alguna forma porque podía “sentir” que no eran mentiras, entonces la revista se perdió y yo sólo quería volver a leer todas esa palabras, la busqué por muchos días, hasta que una noche una voz en mi cabeza me dijo la frase más jocosa y a la vez más reveladora, me dijo: “aquí estoy baby”, no sé cómo explicarlo pero en ese momento simplemente supe donde estaba, fui con toda seguridad y la saqué de detrás del sofá.

Te puede interesar:  Descubriendo la abundancia con la pirita

Unos años después temas como la astrología, el Tarot y los cristales empezaron a llegar a mi vida. La astrología fue a través de una serie de artículos publicados en un periódico, eran fascículos llenos de color y de mucha información y como siempre me ha gustado escribir y poner todo en orden y bonito pasé esa información a un cuaderno que de hecho encontré hace poco.

Mis primeros apuntes de astrología hace unos veinte años ☺️ #astrologia #astro #astrology

Una publicación compartida de Cuatro Lunas (@cuatrolunasco) el

Los cristales llegaron también a través de una colección la cual traía el cristal y un fascículo con información sobre él, esa no la completé ya que no me podía permitir comprarlos todos con mi presupuesto de estudiante pero si me quedó mi primera amatista la cual me ha acompañado por veinte años.

Más adelante me empecé a interesar en el Tarot y tuve la fortuna de contar con alguien que me apoyo en ese camino, incluso me regaló mi primer Tarot, un Rider-Waite-Smith que por supuesto aún conservo. Creo que ya he contado varias veces que en esa ocasión algunas cartas me dieron miedo y que por esa razón lo dejé por un tiempo pero igual empecé a crear una conexión con él de una forma muy especial que me llevó a querer aprender un poco más sobre él muchos años después.

Cuando estaba en la universidad, a pesar de estar enfocada en mi carrera también hubo lugar para la magia, de hecho era ella la que me encontraba porque resultó que el tío de uno de mis compañeros de clase había hecho unas runas en cerámica y las estaba vendiendo. No dudé un segundo en comprarlas y por supuesto empezar a aprender un poco más sobre ellas aunque al comienzo no encontraba tanta información finalmente la información terminó llegando.

Te puede interesar:  Los mensajes están por todos lados

Ya muchos años después me reencontré con el I-Ching y después encontré un grupo de estudio donde por fin pude aprender un poco más sobre estos temas y también aprendí otras cosas valiosas sobre las culturas antiguas y sobre la magia en general, pero fue hace unos pocos años que finalmente me di el permiso de dejar que este mundo entrara de lleno en mi vida.

Ha sido un camino lleno de muchos descubrimientos, satisfacciones y a veces también muchas dudas, pero finalmente un camino que me pertenece, que siempre ha estado presente y por el cual me alegra mucho transitar.


¿Cuál ha sido el hilo conductor de tu vida? ¡Házmelo saber en los comentarios!


En la Tienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *