Mandalas para colorear ¿sí o no?

Conozco los mandalas hace bastante tiempo y siempre me han parecido hermosos, incluso muchas veces me fijo en la naturaleza, buscándolos, admirándome con la armonía que hay en cada uno de ellos. Es justamente ese sentido de equilibrio y balance el que me llevó a dibujar mandalas por primera vez, fue como si algo se estuviera desenvolviendo frente mío y me ayudara a conectar con algo muy profundo.

Tiempo después seguí dibujándolos esporádicamente e incluso intenté llevar a cabo un proyecto de Tarot con ellos, pero de momento no he continuado con él. El punto es que la conexión que siento con esas bellas formas siempre ha estado ahí y he visto cómo me han servido en algunos momentos.

¿Entonces por qué el título?

Porque he visto cómo últimamente en todos lados hay mandalas y figuras para colorear, lo cual de entrada me parece excelente, el arte siempre ha sido y será una forma importante de conectar con nuestra verdadera esencia, la cuestión es que se ha popularizado tanto y se ha vendido como una fórmula mágica e instantánea para todos los problemas que se ha olvidado por completo cuál es la verdadera intención de ellos.

Aquí hay una definición general de la palabra:

Los mándalas (o mandalas) son representaciones simbólicas espirituales y rituales del macrocosmos y el microcosmos, utilizadas en el budismo y el hinduismo. Mándala es un término de origen sánscrito.

Lo más importante para resaltar es que estás formas son representaciones espirituales y aquí vuelvo y repito, no digo que esté mal o incorrecto colorearlos, al contrario, si eso te trae bienestar y respetas su verdadero propósito es perfecto, pero por favor no lo hagas sólo por moda o porque el mercado está inundado de libros de mandalas para colorear.

Te puede interesar:  La importancia de descansar

Hazlo porque de verdad te conectas con el significado de estas figuras y sobre todo pon toda tu intención en ello, el proceso espiritual de cada uno es único y estas herramientas pueden ser muy útiles pero si lo haces simplemente porque todos lo hacen o con un propósito diferente, todo ese trabajo pierde el sentido.

Así que te invito a que la próxima vez que quieras llevar a cabo esta hermosa actividad respetes su significado, pongas toda tu intención y seas honesto con la verdadera razón por la cual lo haces, colorear un mandala no va a solucionarte la vida y no es una fórmula rápida para que todos tus problemas se arreglen, pero si lo haces con amor, como una forma de conectarte con tu verdadero yo y su expresión vas a encontrar muchísimas cosas que te van a ser de mucha utilidad en tu camino espiritual.

Por último ten en cuenta que la mejor forma de trabajar con mandalas es hacerlos desde cero pero si quieres colorearlos ten en cuenta que sean simétricos y concéntricos porque de esa forma estarás trabajando mejor con la energía y verás mejores resultados.


¿Has coloreado mandalas? ¿Te gusta hacerlo? ¡Déjamelo saber en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *