Los rituales en nuestra vida

Estamos acostumbrados a ver los rituales como algo lejano, algo reservado a algunas personas u ocasiones especiales, pero no nos damos cuenta que nuestra vida diaria también puede tener ese componente.

Y es que la vida puede estar llena de magia si practicamos algunos rituales muy sencillos que además nos pueden traer bienestar, sobre todo porque no son rituales para que el Universo haga nuestra voluntad sino para entender que hacemos parte integral de él y que por eso debemos entrar en sintonía con lo que nos da cada día.

Aquí hay tres rituales que puedes hacer cada vez que lo sientas, cada vez que quieras conectar con una energía muy especial y llenar tus días de luz.

Ritual de agradecimiento:

¿Qué necesitas?

  • Una vela amarilla
  • Un citrino
  • Papel y lápiz

¿Cómo hacerlo?

  • 1. Siéntate en un lugar tranquilo, mejor si está soleado o muy iluminado.
  • 2. Enciende la vela y pon el citrino al lado de ella.
  • 3. Cierra los ojos, respira profundo contando hasta 4, reten la respiración unos segundos, suéltala y repite esto varias veces hasta que estés en calma.
  • 4. Piensa en todas las cosas por las cuales agradeces en tu vida, desde el sol que te ilumina, la comida que puedes recibir todos los días, hasta todas las cosas mágicas que suceden en tu día a día.
  • 5. Abre los ojos y en la hoja escribe todo eso por lo que agradeces.
  • 6. Dobla la hoja en cuatro y llévala a un espacio especial, puede ser tu altar o un lugar en tu habitación que sientas que te ayuda a conectar con tu parte espiritual, pon el citrino encima de la hoja y déjalos por una semana.
  • 7. Pasada la semana puedes quemar la hoja y poner sus cenizas en la tierra.
  • 8. Este ritual te ayudará a crear un flujo constante de agradecimiento y prosperidad donde tu vida empezará a fluir en esas energías.
Te puede interesar:  Diario de sueños para imprimir

Ritual de amor propio:

¿Qué necesitas?

  • Una vela rosada
  • Un cuarzo rosado o una rodocrosita
  • Un dije de tu preferencia

¿Cómo hacerlo?

  • 1. Ve a un lugar tranquilo y enciende la vela.
  • 2. Toma el cuarzo rosado o la rodocrosita en tu mano dominante y visualiza que desde ese cristal sale una luz rosada que llega hasta tu corazón.
  • 3. Toma el dije en la otra mano y visualiza cómo la luz rosada que llega a tu corazón se extiende por tu brazo y llega al dije.
  • 4. Cierra los ojos y respira profundo, luego repite las palabras: “Yo soy amor. El Universo es amor. El amor perfecto del Universo me cobija. Yo soy amor”.
  • 5. Repite tantas veces como sientas la necesidad sin dejar de percibir la luz en tu corazón y en el cristal y el dije.
  • 6. Cuando lo sientas, abre los ojos, haz tres respiraciones conscientes y visualiza cómo la luz rosada inunda todo tu cuerpo.
  • 7. Termina agradeciendo al cuarzo rosado o a la rodocrosita, y ya tendrás un dije muy especial que puedes llevar cuando necesites sentir todo el amor del Universo que también es tu propio amor. Recuerda que el dije lo debes limpiar regularmente.

Ritual de luz para el mundo:

¿Qué necesitas?

  • Una vela blanca
  • Un cuarzo cristal y una amatista

¿Cómo hacerlo?

  • 1. Busca un lugar tranquilo donde sentarte, enciende la vela y toma la amatista en tu mano izquierda y el cuarzo cristal en la mano derecha.
  • 2. Cierra los ojos, respira profundo hasta que tu mente esté serena.
  • 3. Visualiza que desde las palmas de tus manos, donde tienes el cuarzo cristal y la amatista empieza a salir una luz blanca y una morada correspondientemente.
  • 4. Sigue visualizando cómo esas luces empiezan a abarcar más espacio y se entremezclan mientras envías tu mensaje de paz, amor y transformación al mundo.
  • 5. Deja que la luz se vaya expandiendo cada vez más y más, hasta que abarques tu habitación, tu casa, tu barrio, tu ciudad, tu país y finalmente todo el planeta.
  • 6. Siente cómo esa luz vibra y cómo todos los corazones vibran al compás de la luz, incluyendo el tuyo.
  • 7. Poco a poco ve recogiendo la luz hasta que quede de nuevo en las palmas de tus manos.
  • 8. Agradece a las piedras, abre los ojos y apaga la vela. Con este ritual estarás enviando paz al mundo mientras tu corazón también encuentra la paz de habitar en él.

Espero de todo corazón que estos rituales te sirvan y hagan parte de tu vida, no hay nada más hermoso que dejar que la magia de estas sencillas acciones empiece a llenar tu día a día, además porque todo aquello que das, lo recibes de vuelta y qué mejor que dar gracias, amor y paz.


¿Conocías estos rituales? ¿Qué otros rituales tienes en tu día a día? ¡Házmelos saber en los comentarios!


En la Tienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *