Los gatos y su energía mágica

Siempre he creído que la naturaleza nos ha dado hermosos regalos que encontramos fácilmente en las plantas y los cristales, pero hay un regalo mucho más grande que está representado en los animales, esos seres que nos acompañan en este mundo y a quienes les debemos mucho.

Todas las mascotas nos ayudan a entender el amor incondicional, la entrega, la autenticidad y el cariño pero adicionalmente hay algo especial en los gatos, no en vano siempre se han asociado a la magia y cada vez se descubren más y más cosas sobre ellos.

Los gatos custodian la energía de los lugares y la transforman

Estos amigos peludos hacen notar su presencia con pequeñas dosis de misterio y grandes dosis de cariño. Los gatos son animales independientes, misteriosos, de movimientos elegantes que a veces parecen desafiar la gravedad, pero a la vez son seres que también enseñan mucho acerca del amor incondicional, la tranquilidad y la alegría. Donde hay un gato la energía siempre va a ser diferente porque ellos transforman su entorno y lo protegen, ellos en su infinita sabiduría saben dónde son necesitados y allí acuden para limpiar, transformar y sanar.

No hay sonido más hermoso que el ronroneo de un gato, además porque también está demostrado que es un sonido sanador que tiene una frecuencia muy especial. También se sabe que los gatos saben qué lugares necesitan una transformación energética o cuáles son seguros y se van ubicando en ellos a lo largo del día.

Desafortunadamente a lo largo de la historia estos hermosos animales también han sido objeto superstición y mala fama por información que no corresponde. En la época de la inquisición se quemaron muchos gatos por relacionarlos con la brujería y todavía en la actualidad persisten muchos mitos alrededor de ellos, desafortunadamente de personas que ni siquiera han convivido con un gato sino que simplemente escuchan y reproducen viejos y falsos estereotipos.

Te puede interesar:  Construyendo un altar mágico

Y mi experiencia

Cuando tenía 11 años llegó por “causalidad” una gata a nuestra casa, el primer día me dio mucho miedo porque nunca había tenido una mascota y era algo completamente nuevo, no entendía su forma de jugar ni muchas cosas sobre su carácter, pero en cuestión de unas cuantas semanas era la adoración de todos. Luego esta gata tuvo hijos y así tuvimos muchos gatos en ese entonces, la verdad la cosa era un poco ‘salvaje’ en ese entonces ya que ellos iban y volvían a voluntad pero esa época la recuerdo con mucho cariño, ellos me enseñaron que la vida es un ciclo y que no podemos contener ni evitar la naturaleza de las cosas, me enseñaron sobre el amor y el cuidado, también que cada uno de ellos es único en su forma de ser y que eso es perfecto.

Fueron muchos años de amor y enseñanzas, de compartir con su magia porque eso son, magia pura en cada cosa que hacen, pero como la vida da vueltas, hubo un punto en que ya no tuvimos más gatos, nos mudamos a otro lado y todo quedó así. Pero uno nunca olvida lo que se siente tener un gato en casa y como la vida está llena de magia hace dos meses llegó a mi vida una hermosa gatita negra que ha transformado muchas cosas con su llegada. Es una gata muy zen, de hecho se me había olvidado lo independientes pero a la vez amorosos que son, ha sido, en medio de este año tan tormentoso, un regalo muy especial, además porque como se ve en la foto de abajo es una brujita nata, así que encontré mi otra mitad 😀

Te puede interesar:  Volver al origen: Las Runas me vuelven a hablar

¿Tienes mascota? ¿Cómo ha sido tu experiencia con ellas? ¡Cuéntame en los comentarios!

2 comentarios

  1. Total! En mi casa también “aparecen” gatos y gatas, llegan, se van, y a veces vuelven, y cada unx trae una lección y un objetivo.

    1. ¡Sí! energéticamente ellos siempre saben lo que hacen, ¡además que son hermosos! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *