Las tres diosas que nos habitan

Desde las tradiciones antiguas siempre se ha entendido que nosotras las mujeres tenemos la capacidad de transformarnos, de mutar, de ver los ciclos naturales y resonar con ellos, por eso durante mucho tiempo se ha representado esta cualidad a través de la triple diosa.

Estos arquetipos representan los ciclos de la vida, de la naturaleza, de nuestra fuerza femenina y también se asocian con la luna, son esas mujeres que nos habitan en cada una de nuestras etapas y que a veces se entrelazan para hacernos ver nuestra propia sabiduría, para conectarnos con algo que va mucho más allá de lo que percibimos a simple vista.

Si bien la triple diosa es una de las representaciones más antiguas, en algunas tradiciones también se habla que hay una cuarta fase, así como las fases de la luna y es un arquetipo más oscuro que representa justamente eso, las sombras que también hace parte de nuestra vida.

Aquí puedes encontrar una explicación de los tres arquetipos principales y de cómo se relacionan con los ciclos de nuestra vida.

La Doncella

Este es el aspecto más joven de la Diosa, aquí todo es nuevo y se empiezan a hacer descubrimientos que vienen desde un estado de inocencia, desde ver las cosas con nuevos ojos, sin prejuicios. Se asocia con la luna creciente, con ese estado en que todo tiene el potencial de florecer, de crecer, es la semilla que se siembra.

Dentro de las diosas de las mitologías antiguas que se asocian a este arquetipo encontramos a Nimue, Artemisa, Perséfone, Rhiannon y Parvati. La estación representativa es la primavera y la festividad de la rueda del año que se asocia a la doncella es Ostara. Este aspecto puede ser invocado en esas etapas en que vamos a comenzar algo o necesitamos ver las cosas con nuevos ojos.

Te puede interesar:  Las celebraciones lunares

La Madre

En este aspecto, la Diosa ya ha madurado, ya tiene más experiencia y la aplica en su vida, es un momento en el cual todo lo sembrado empieza a florecer, entonces también hay que protegerlo, por eso en esta etapa se habla del cuidado, pero no sólo el cuidado de los demás sino de uno mismo para poder seguir recogiendo los frutos que se empiezan a dar.

Dentro de las diosas mitológicas que se asocian con este aspecto encontramos a Demeter, Gaia, Isis, Badb y Freya. La estación que representa esta etapa es el verano y la festividad asociada es Imbolc, también se asocia con la luna llena. Este es un aspecto que puede ser invocado cuando se necesita protección y la sabiduría que dan las experiencias previas.

La Anciana

Este aspecto representa la madurez y vejez de la Diosa, aquí ya se ha conseguido una sabiduría que es más sosegada, que viene de todas las experiencias previas y que además puede ser puesta al servicio de los demás, es un momento en el cual hay que prepararse para finalizar ciclos, para soltar aquello que ya no sirve.

Algunas diosas que se asocian a esta etapa son Hecate, Hella, Morrigan, Nephtys y Kali. La estación asociada a este momento es el otoño-invierno, la festividad de la rueda del año que la representa es Samhain y la fase de la luna es la luna menguante. Este es un aspecto que se invoca cuando se necesita finalizar ciclos o soltar algo definitivamente.


Como puedes ver estos arquetipos representan etapas de la vida pero también de nuestros propios ciclos, son momentos llenos de magia y cada uno de ellos con algo especial para trabajar. Espero que esta información te sirva y puedas encontrar las tres diosas que habitan en ti.

Te puede interesar:  Tu nombre mágico

¿Conocías a la Triple Diosa? ¿Has trabajado con estos arquetipos? Házmelo saber en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *