La mejor amiga de la meditación: la selenita

Fue hace algunos años cuando empecé mi colección de piedras y cristales que la selenita llegó a mi vida. Al ser una hija de la luna de nacimiento (por aquello de haber nacido bajo el signo Cáncer) y al sentir su vibración tan especial la conexión que sentí fue inmediata.

Pero no fue hasta tiempo después de tenerla que me empezó a enseñar muchas cosas importantes, la primera fue cómo limpiar los cristales de formas más sutiles porque esta piedra es soluble en agua, y la segunda, la más importante fue que es una de las piedras más celestes y conectadas con la esencia universal, lo cual la hace la compañera perfecta para la meditación.

Tener una selenita en las manos brinda mucha paz, su energía es tan sutil pero tan poderosa que hasta en los momentos de mayor convulsión de la mente me ha ayudado muchísimo a dejar ir los pensamientos y no aferrarme a ellos, es como un polo a tierra pero a la vez brinda una conexión celeste muy fuerte recordándonos de dónde viene nuestra esencia.

La selenita aporta luz y claridad

Es la vía a través de la cual se hace una conexión especial entre la mente y el espíritu, es casi que literalmente un canal de luz y es una de las piedras que está más conectada a los cambios de la energía universal.

Como dice Judy Hall en su libro La Biblia de los Cristales:

La selenita (…) tiene una cualidad etérea y se dice que habita el lugar entre la luz y la materia. Es una piedra antigua, y sin embargo uno de los cristales que expresa más poderosamente la nueva vibración sobre la Tierra.

Así que la próxima vez que necesites una aliada para encontrar la propia voz de tu espíritu, para conectarte con el Yo superior, para meditar y traer la luz a tu consciencia, piensa en la selenita, estoy segura que ella te ayudará.

Te puede interesar:  La sabiduría ancestral del jade

Características

Color Blanco
Composición Química CaSO4 2(H2O)
Sistema Cristalino Monoclínico
Dureza 2
Signo Zodiacal Cáncer y Acuario
Chakra Séptimo Chakra – Sahasrara

¿Conocías la selenita? ¿Has usado alguna vez cristales mientras meditas? ¡Házmelo saber en los comentarios!

Imagen © Cuatro Lunas 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *