Estar aquí y ahora

Nuestra mentes siempre está en constante movimiento porque es ella la que nos ayuda a entender nuestro entorno, a aprender de las experiencias vividas, es una de nuestras más grandes herramientas pero también puede volverse uno de nuestros mayores obstáculos.

Creo que a todos nos ha pasado que estamos viviendo algo que tiene todo el potencial de ser el momento perfecto pero entonces empezamos a traer a nuestra mente una cantidad impresionante de ideas sobre el futuro o sobre el pasado relacionadas con ese momento y entonces terminamos perdiéndolo. Obviamente del pasado aprendemos y considerando el futuro podemos planear muchas cosas pero el problema está en que pocas veces estamos en el momento presente, pocas veces estamos aquí y ahora.

¿Entonces qué podemos hacer?

Creo que no hay una fórmula única y mágica para estar en el presente ya que cada persona tiene un patrón de pensamiento distinto y reacciona de diferentes maneras ante los estímulos, pero creo que hay algunas ideas que tal vez pueden ayudarte a estar más presente.

  • Respira, respira conscientemente: Cuando le prestas atención a tu respiración, cuando la sientes y no la das por sentada, cuando de verdad traes a la consciencia cada inspiración y cada expiración puedes empezar a conectar con el momento presente, en ese momento la mente se puede aquietar un poco y con la práctica constante puedes empezar a sentir cómo estás más presente en las situaciones del día a día.
  • Presta atención a lo que haces: A veces pasa que estamos por ejemplo cocinando pero estamos pensando en lo que tenemos que hacer al día siguiente, en los pendientes, y no le prestamos atención al proceso que estamos llevando a cabo, por eso te propongo que la próxima vez que hagas una actividad rutinaria prestes completa atención a todos y cada uno de los pasos que estás haciendo, como todas estas ideas, con el tiempo es que empezarás a darte cuenta que tu mente empieza a estar más presente.
  • Escribe lo que te molesta: Si bien este ejercicio no está directamente relacionado con estar presentes, si ayuda mucho a desenredar esa charla mental que siempre está ahí, y es que cuando empiezas a llevar de la mente al mundo físico todo aquello que te molesta puedes darle un espacio, puedes leerlo y así puedes ir desocupando o desenredando todos tus pensamientos y así evitas que estén dando vueltas en tu cabeza todo el tiempo.
  • Medita, haz yoga, escucha mantras: Haz cualquier actividad que te ayude a desconectarte un poco de los pensamientos habituales, algo que te traiga tranquilidad y que además te guste porque de nada sirve meditar si es algo que no resuena con uno o crea el efecto contrario, por eso busca una actividad relajante que te guste, que vibre contigo e intenta hacerla parte de tu rutina diaria, lo importante es que la disfrutes y no la veas como una obligación.

    Es un proceso, no desesperes: Si bien al comienzo puede ser muy difícil estar en el momento presente, con el tiempo y con la práctica se va volviendo algo más sencillo de lograr, pero tienes que darte el tiempo necesario. Todos los procesos de bienestar son de constancia, las cosas no se logran de un día para otro, entonces no te castigues si no lo lograste después de un tiempo considerable, ten paciencia, trátate compasivamente y sigue a tu rimo, cuando menos te des cuenta ya empezarás a ver los beneficios de todo lo que has estado haciendo.

Tal vez hay otras ideas que te puedan ayudar a estar en el presente y así hacer que la mente trabaje para ti y no al contrario, pero estas fueron unas pautas básicas que espero te ayuden a traer más tranquilidad a tus pensamientos y a estar más presente en este momento, aquí y ahora que es donde realmente importa.


Tip adicional: Hay un libro que me ayudó mucho a entender este concepto y que he leído varias veces porque siempre encuentro algo nuevo en él, se llama El poder del Ahora de Eckhart Tolle.


¿Qué otras ideas se te ocurren? ¿Has practicado alguna de ellas? ¡Házmelo saber en los comentarios!

Te puede interesar:  Yo no quería entender que estaba en una “Friendzone” perpetua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *