Espiritualidad y consciencia social

espiritualidad consciencia social

Cuando hablamos de espiritualidad existen muchos conceptos que pueden llegar a ser muy complejos y también existen muchos malos entendidos que no entraré a detallar aquí, pero si quiero hablar de uno en especial y es que se tiene la percepción de que la espiritualidad y la consciencia social o el activismo político son cosas incompatibles.

Antes de continuar quiero aclarar que cuando hablo de espiritualidad no me refiero específicamente a la religión ya que este es un tema aparte porque aquí también tendríamos que hablar de organizaciones religiosas y su papel en la sociedad, no, yo hablo de ese aspecto en el cual cada uno de nosotros entra en contacto con su propio espíritu, ese momento en el que somos conscientes de que hay algo más allá de nuestra existencia en este plano terrenal.

Y es aquí donde a veces se usa ese despertar como una excusa para no ver lo que hay a nuestro alrededor, para no ver las inequidades o los problemas sociales que aquejan al mundo. Muchas veces he visto cómo las personas al tomar un camino espiritual se alejan de la realidad, incluso yo misma tomé ese camino durante un tiempo, no escuchaba noticias, no estaba enterada de nada de lo que pasaba en el mundo y vivía en una burbuja, y la cuestión es que si bien tampoco hay que saturarse y creer en todo lo que dicen las noticias y las redes sociales tampoco podemos cerrar los ojos ante la realidad y creer que no somos parte de ella.

Te puede interesar:  La mejor forma de cerrar ciclos

Incluso creo que cuando se quiere andar por el camino espiritual es completamente necesario entender que somos parte de una sociedad que no es perfecta, que más allá de enviar luz a todas las situaciones también tenemos que llevar a cabo acciones concretas porque no podemos vivir con los ojos cerrados para siempre, no basta con creer que los pensamientos positivos atraen cosas buenas si nos olvidamos que algunas personas están en condiciones muy difíciles de vida que no se solucionan con “cambiar la forma de pensar” o “tener la voluntad de hacerlo”. También está el tema de querer alejarse completamente de cualquier tipo de posición política, no porque no se sienta alguna representación o no se tenga el panorama completo de lo que sucede en la política, sino porque desde algunos puntos de vista espirituales se ve mal que las personas piensen por sí solas o tomen decisiones que involucren tomar alguna clase de partido.

Creo que la espiritualidad debe servir para tomar consciencia, para llevar a cabo acciones que puede que no parezcan gigantes pero que si pueden contribuir a cambiar las cosas, tenemos que mirar el panorama completo, ver cómo encajamos en él y de qué forma podemos ayudar, no podemos alejarnos de la sociedad, de tener una postura activa con respecto a ella, una postura consciente en donde se actúa en consecuencia.

No podemos seguir pensando que la espiritualidad sólo sirve de comodín para resolver problemas internos mientras lo de afuera se desmorona, y no, no se trata tampoco de salir a luchar sin consciencia y porque sí, de dejarse arrastrar por las circunstancias sin hacer nada, de hecho creo que la espiritualidad nos tiene que dar el control para empezar a habitar este mundo de una forma distinta, sin indiferencia pero desde el centro de nuestro ser, sin dejarnos llevar por las mareas de confusión, odio, rabia, impotencia y tristeza para empezar a trabajar activamente, así sea desde lo pequeño, no tenemos que inmolarnos para salvar al mundo pero tampoco podemos permanecer cruzados de brazos mientras este se consume.

Te puede interesar:  Acudiendo a la sabiduría de tu guía interior

Todo esto se consigue cuando nos enfocamos en lo que sí podemos tener incidencia, en esas cosas grandes o pequeñas que pueden cambiar así sea un poco nuestra realidad y también la de nuestro entorno, a veces sólo basta con hacerse cargo de las acciones diarias, con no andar derramando desazón en todo lo que tocamos, a veces se necesita un cambio interno para ver cuál es nuestra labor en esta intrincada red que es la humanidad, a veces incluso la mejor respuesta es saber escoger entre no llevar a cabo ninguna acción o hacer algo en apariencia pequeño que puede tener un efecto de una onda que empieza a cambiar cosas reales.


¿Qué te parece este tema? ¿Cómo haces que tu espiritualidad sea compatible con otros ámbitos sociales de tu vida? ¡Cuéntame tu experiencia en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *