El año de soltar los espejismos

Me gusta encontrar patrones en todo, conectar los hechos, buscar las razones, dejar que la red de la vida se despliegue ante mi mientras voy tomando sus hilos para desenredarlos uno a uno. No siempre acierto y a veces la ecuación se vuelve en mi contra mientras veo cosas donde no son, pero hay otros momentos en que puedo ver con claridad el mensaje, en que entiendo el panorama y puedo ver todo en perspectiva.

Desde el comienzo este año se anunció como uno lleno de cambios, como un ciclo en el que el movimiento iba a ser el principal protagonista y todos íbamos a bailar a un ritmo al cual nunca hemos bailado; y así ha sido por lo menos hasta ahora… pero hay algo más, bajo la superficie se mueve algo más importante y es que esos movimientos y cambios no son sólo para incomodarnos o dejarnos fuera de lugar, no, esos cambios están haciendo caer el velo que cuidadosamente hemos construido a nuestro alrededor.

Así como un patrón que cada vez se vuelve más claro, he visto en mi y en muchas otras personas la búsqueda de la autenticidad, como si siempre nos hubiéramos estado reflejando en el espejo de otros pero no en el propio, y ahora, estamos de frente a nuestro verdadero yo. Ahora aquello que creíamos con ojos ciegos que era nuestro camino se ha ido evaporando para ir dando paso a la verdad, a nuestro verdadero deseo del alma y con cada paso vamos entendiendo que aquello que veíamos como la única verdad simplemente fue algo en que quisimos creer con todas nuestras fuerzas pero no albergaba la semilla de lo que siempre ha sido para nosotros.

Estamos entrando en un nuevo ciclo, recuerdo mucho que a comienzo de año se repetía el mismo mensaje una y otra vez: “esperen lo inesperado” y finalmente aquí está, lo inesperado no es más que la búsqueda de nuestra autenticidad, es salir al encuentro de quién somos verdaderamente, es salir de la casa de los espejos para empezar a mirarnos frente a frente con nuestro corazón y preguntarle qué quiere, no lo que los demás esperan o desean que hagamos sino lo que de verdad queremos.

Te puede interesar:  Volver al origen: Las Runas me vuelven a hablar

Es momento de ser nosotros mismos con todo lo que eso conlleva, es momento de ser fuertes y dejar aquello que ya no juega ningún papel en nuestras vidas, es momento de encontrar la verdad y así ser libres para ir en la búsqueda de nuestro verdadero ser. Es momento de dejar los espejismos atrás para empezar a vivir en armonía con nuestra propia y única verdad.


¿Cómo te has sentido este año? ¿Si has sentido los cambios? ¡Házmelo saber en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *