Discernir antes de actuar

Hay algo que suena muy fácil de hacer pero que a veces olvidamos, tal vez porque sentimos que no es importante si lo pasamos por alto o porque estamos acostumbrados a reaccionar inmediatamente ante las situaciones que se nos presentan. Ese algo es sopesar y obtener toda la información necesaria sobre algo antes de actuar, es usar nuestro sentido común y discernir antes de apresurarnos con una decisión.

Si bien todos hemos tenido corazonadas o en muchas situaciones actuamos según nuestra intuición, es bueno tener una base cognitiva que nos permita actuar con responsabilidad, esto es especialmente importante cuando nos enfrentamos a situaciones no tan claras o cuando decidimos ponernos en manos de alguien cuando estamos vulnerables.

Desafortunadamente en las áreas que están relacionadas con cosas poco tangibles como todas las que se tratan en este espacio, uno se puede encontrar con personas que no son profesionales, que toman un curso o dos de algo y salen a vender sus servicios como si fueran personas que llevan muchos años en el oficio, y no estoy diciendo que alguien que está empezando no tiene derecho a ofrecer lo que sabe, todos tenemos que empezar por algún lado, pero también es verdad que a veces se infla la información o se ofrecen cosas que están fuera de las capacidades de las personas que las ofrecen, es por eso que es de vital importancia investigar, informarse, usar toda la información disponible para discernir y saber qué es lo mejor para nosotros.

Obviamente este es un tema complejo ya que entran en juego muchos factores pero por lo general la actitud más sana es informarse, tener una duda razonable hacía cualquier información que se presente y sobre todo aprender a investigar, a formarse una base sólida que nos ayude a tomar decisiones. No se trata de andar con miedo o desconfiando de todo pero sí de aprender a tomar decisiones informadas que nos beneficien.

Te puede interesar:  La limpieza energética de nuestros espacios

Discernir se refiere a la capacidad que tenemos de diferenciar una cosa de la otra, esto también es importante en el ámbito de la razón y del espíritu, tenemos que aprender a saber cuándo una solución necesita una mente completamente racional y cuándo necesita que nos sintonicemos con lo intangible y espiritual en nuestras vidas, esto requiere también que tengamos muy claro cómo funcionan esas dos características en nuestra propia vida porque cuando hay claridad es mucho más fácil saber cómo actuar y que enfoque elegir ante diversa situaciones.

Así que la próxima vez que necesites tomar una decisión importante, que requieras ponerte en manos de alguien para recibir ayuda o simplemente en los aspectos importantes de la vida diaria no olvides informarte para discernir antes de actuar.


¿Qué proceso llevas a cabo para tomar decisiones? ¿Te gusta pensar un poco las cosas antes de actuar? ¡Cuéntame en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *