Comprométete contigo

Ya empezó un nuevo año, el comienzo de un nuevo ciclo que nos lleva a pensar en los propósitos que tendremos para este año, pero hay algo que olvidamos y es que antes de pensar en comprometernos con algo sólo porque sí, el primer compromiso debe ser con nosotros mismos.

Todos tenemos sueños, ideas, aspiraciones, pero el primer paso es empezar una transformación desde dentro, no importa si tardamos un año o toda la vida haciéndolo, el punto es que nada cambiará a nuestro alrededor si no empezamos a comprometernos con nosotros a dar esos pequeños pasos que nos llevarán a crecer.

Porque todo se empieza a crear desde los pequeños actos cotidianos, desde pequeños cambios en la actitud que nos ayudan a crear algo duradero en el tiempo, a cambiar nuestra forma de ver las cosas y cómo nos relacionamos con nosotros y los demás, por eso aquí te dejo algunas ideas o recomendaciones que puedes llevar a cabo y recuerda, lo importante es que el compromiso lo hagas por y para ti.

  • Cuida tu palabra: Las palabras tienen un gran poder, es por eso hay que ser impecables con ellas, la palabra justa en el momento indicado puede hacer la gran diferencia porque las palabras también tienen energía. Obviamente no se trata de reprimirte o de no decir lo que piensas o sientes, pero está claro que hay que saber decir las cosas porque eso significa un gran cambio en tu manera de pensar y a la larga te ayudará a andar por el mundo con mayor armonía.
  • Cumple lo que prometes: Esto tienes que ver un poco con el anterior punto ya que en los compromisos también están involucradas las palabras y el valor de las mismas. Cuando te comprometes a algo estás dirigiendo toda tu energía y la de otras personas a un objetivo común, cuando incumples o no le das valor a lo que dices y simplemente no te importa estás disipando esa energía, además estás dando una pauta para que los demás ya no inviertan su tiempo en ti. Es mejor no comprometerte con algo desde el comienzo aprendiendo a decir no a tiempo y así no quedar mal.
  • Dedícate tiempo: Cuando te dedicas tiempo estás permitiendo que tu propia energía descanse y más adelante puedas tomar mejores decisiones. El tiempo que nos imponemos actualmente es muy vertiginoso, por eso es tan importante tomarse así sea cinco minutos al día para hacer algo que alimente nuestro espíritu, no tiene que ser un ritual super elaborado, puedes ser simplemente sentarse un momento a contemplar nuestro entorno mientras respiramos.
  • Sueña con los pies en la tierra: Es muy importante que sueñes pero también que lo hagas con los pies en la tierra, a veces tenemos que encontrar ese punto medio entre dejar que las cosas fluyan y tener un plan de acción, por eso hay que ser realista con los planes que se trazan, hay que evaluar todas las posibilidades y así empezar a organizar todo para que las cosas se den. A veces no es fácil y es super válido cambiar el curso cuando es necesario pero si desde el comienzo construiste unas bases sólidas, tus sueños crecerán y te llevarán muy lejos.
  • Ten compasión: Y en este punto es muy importante que te incluyas, de nada sirve tener compasión hacia los demás si no la tienes por ti. La compasión nos permite ponernos en el lugar del otro y en el caso de aplicarla en nosotros nos permite reconocer nuestros errores y aciertos sin la necesidad de agredirnos con nuestros pensamientos, es una forma de entender a los demás y a nosotros mismos, de no lanzar juicios hirientes y de lograr trascender ciertos patrones de pensamiento.
Te puede interesar:  Las lágrimas también son necesarias

Recuerda que estas ideas no son fijas ni son la última palabra, lo importante es que des, desde tu propio ser, todos esos pasos que crees convenientes para hacer e este año y todos los que han de venir, algo para aprender y celebrar.


Y tú ¿Con qué te vas a comprometer contigo este año? ¡Cuéntame en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *