Canalizar emociones negativas

canalizar emociones negativas

Las emociones están ahí para indicarnos algo a lo cual necesitamos prestarle atención, algo que puede no estar funcionando bien y es la forma que tenemos de reconocerlo. Es por eso que es muy importante reconocer nuestras propias emociones, ver de dónde vienen para sentirlas plenamente y así poder empezar un proceso de transformación.

Muchas veces nos han dicho que las emociones negativas es mejor no mostrarlas o simplemente ignorarlas ya que estas se irán, el problema es que al no darles el curso adecuado se puede terminar en algo más complicado porque esa emoción no resuelta va a seguir creciendo y la próxima vez que salga tal vez va a hacer mucho daño a los demás e incluso a uno mismo.

Y si bien no existe un manual para canalizar emociones negativas porque cada persona es un mundo diferentes, creo que existen ciertos pasos que se pueden seguir y que pueden ayudar para empezar a darles curso. Aquí también quiero aclarar algo y es que si bien creo que todos podemos empezar nuestros propios procesos de sanación, también hay un punto en que necesitamos pedir ayuda y tal vez empezar un proceso terapéutico con alguien más, esto no significa que hayamos fracasado sino que simplemente podemos hacer las cosas más sencillas teniendo otro punto de vista y el apoyo necesario.

  • Reconocer la emoción. Este es el paso más sencillo y ala vez más difícil porque requiere que estemos en estrecho contacto con lo que sentimos, reconocer la emoción es darte cuenta que está ahí o que está empezando a emerger cuando ocurre una situación determinada, aquí la idea es reconocerla inicialmente sin juzgarla para saber que efectivamente está ahí.
  • Darle curso a la emoción. Otro paso importante es que después que se reconoce la emoción se le da curso. Aquí hay que entender que darle curso a una emoción no es necesariamente salir a gritar a otro cuando se tiene mucha rabia o hacer algo que atente contra la integridad física o emocional de otros, darle curso a la emoción se refiere a sentirla plenamente y si es posible expresarla de la mejor forma, si hay que llorar, hay que llorar, si hay que sentir rabia, hay que sentirla pero siempre desde el respecto hacia los demás. También es importante resaltar que si es necesario alejarse de la fuente que produce esa emoción fuerte, es mejor hacerlo y procesarla entes de hablar de nuevo del tema, si definitivamente no se puede entonces lo mejor es tenerla presente pero darla a conocer cuando el momento sea más adecuado, siempre es importante decirle a otros cómo nos hacen sentir.
  • Canalizar y liberar la emoción. En esta etapa en la que ya hemos reconocido la emoción y le hemos dado curso es importante canalizarla para liberarla, aquí se pueden usar diferente métodos y como había dicho anteriormente, dependiendo de la situación se puede hacer en el momento en que emerge o hacerlo más adelante. Una de las mejores formas es hablando con la persona con la cual sentimos esa emoción, pero como no siempre es posible o incluso a veces no es seguro se pueden tomar otras vías, por ejemplo, se puede escribir una carta sin filtro en la cual plasmamos todo lo que sentimos, también se puede realizar alguna actividad física que nos ayude a sacar todo lo que hay dentro, llorar también es una buena opción ya que si bien a veces le tenemos miedo a las lágrimas, estas pueden ayudar a sanar. Lo importante es que puedas reconocer, entender y dejar salir la emoción que esté ahí para que luego puedas empezar a resolver las situaciones que te llevaron a ella de una forma más sana.
Te puede interesar:  Comprométete contigo

Cuando tenemos la consciencia de qué situaciones desbordan nuestras emociones, de lo que las dispara, cuando podemos reconocerlas para darles curso, podemos empezar un proceso en el que afrontamos la situación que las causa y lo podemos hacer de una forma más certera. Tal como te dije anteriormente este es un proceso que no necesariamente se tiene que hacer en soledad, muchas veces es necesario el acompañamiento de alguien de confianza o de un terapeuta para que no nos enredemos intentando entender algo que nos habla mucho de quienes somos y de cómo reaccionamos ante las situaciones que nos pone la vida.


¿Sabes reconocer tus emociones? ¿Has llevado a cabo algún proceso para canalizarlas? ¡Házmelo saber en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *